El Blogazo por Cuba fue un Blogazo Valiente


Valiente. Es el adjetivo con el que califico el Encuentro de Blogueros Cubanos en Revolución, desarrollado en la Universidad de Matanzas hace ya unos días y donde participaron más de 60 blogueros de todo el país, convocados por los alegres pero profundos muchachos de La Joven Cuba.

Desde mi perspectiva de bloguera cubana, no dudé ni un instante en aceptar la invitación que me hiciera la Joven Cuba al Encuentro que, desde el momento en que adquirió su apellido, se convirtió en diana de duras críticas por algunos focos mediáticos en la red.

Sin embargo, detractores aparte, los jóvenes abrieron con el evento un rico debate, desde la perspectiva martiana de situar a un lado, los que aman y construyen y colocar a los blogs, cualquiera que fueran sus temáticas, pero cubanos al fin, en el centro del debate en la red. Y esto es en suma, admirable y valiente.

Yo estaba allí, nadie me lo contó. En aquel salón, ante cámaras y micrófonos abiertos ante el mundo, se propició el debate. Fue momento para intervenir, colaborar, compartir, aunar criterios, para hacer la crítica revolucionaria y constructiva, esa que en estos momentos, es tan necesaria.

Muchos de los presentes en la sala no se conocían, pues a pesar de que compartir en las redes, jamás nos habíamos encontrado frente a frente. Y esto fue genial por que en un ambiente completamente grato, los presentes en aquella sala, llevábamos como denominador común: Cuba.

Fue un encuentro lleno de vida, de probados reclamos, sinceras respuestas, coraje, valentía. Un sitio donde a nadie lo mandaron a callar, donde quien habló, dijo lo que pensaba, sugirió ideas, propinó el debate. En otras palabras, el Blogazo por Cuba fue útil, valedero, susceptible a cambios, como la vida.

Muchos temas se trataron en el encuentro, entre ellos, dificultades de conectividad, tecnologías obsoletas, desconocimiento de las herramientas para el bien comunicar – quiere decir, manejo de técnicas periodísticas -, censuras y autocensuras, la prohibición en algunos servidores de bloquear la palabra sexo, y sobre la urgencia de crear estrategias en la red para multiplicar y potenciar los mensajes generados en la blogosfera cubana.

La experiencia del encuentro fue enriquecedora. Atrayente fue además, confrontar el diálogo entre blogueros de diferentes generaciones, hecho que evidenció que “ la experiencia acumulada”, dígase la edad, no constituye obstáculo cuando todos vamos por el mismo camino: mostrar a Cuba desde nuestras perspectivas de blogueros revolucionarios.

Tal y como acota la Declaración final del evento “Nuestra mayor fortaleza es nuestra diversidad de miradas e intereses; somos un país.” Por ello, no hay nada más revolucionario que la verdad para proteger y perfeccionar el socialismo cubano, a la par que se promueve el pensamiento crítico, ese que calificaron de necesario y útil.

Doy las gracias a los muchachos de la Joven Cuba, pues hicieron un tremendo esfuerzo en organizar el evento. Supieron moderar las discusiones y esto es muy importante. Pero lo esencial es que cumplieron sus objetivos: Unir a varios blogueros cubanos independientemente a las temática trabajada en sus bitácoras.

El próximo encuentro será en Villa Clara, y aunque la fecha aún está por definir, los muchachos de La Joven Cuba, han dejado abierto el camino a un espacio para compartir experiencias y encontrar soluciones a algunos problemas que tenemos los blogueros cubanos.

No hay dudas, amigo lector, en mi modesta opinión, este Blogazo fue un Blogazo Valiente, fue un Blogazo por Cuba y hasta la segunda edición, dejará mucho de qué hablar.