El 4 de agosto de 1957 Guantánamo se vistió de luto


Corría mediados del año 1957 y el enfrentamiento entre las fuerzas revolucionarias y las tropas del régimen batistiano se acrecentaba en este territorio oriental. La situación se había tornado tensa tras el asesinato de Frank País en Santiago de Cuba, por lo que el jefe nacional de las milicias clandestinas del 26 de Julio, orienta instalar una fábrica de bombas en la casa ubicada en Aguilera número 751, entre San Gregorio y Santa Rita en Guantánamo.

Era el 4 de agosto de 1957 y aproximadamente a las 2:30 de la tarde, en dicho inmueble estalló accidentalmente una fábrica y almacén de explosivos perteneciente al Movimiento Revolucionario 26 de Julio que estremeció a la mitad de la ciudad. En su interior, estaban Gustavo Fraga, jefe pirotécnico y de la sección obrera del trabajo, Fabio Rosell del Río y Enrique Rodríguez quienes fallecieron ene ese momento.

Abelardo Cuza y Jesús Martín, vecinos que acudieron a ayudar a los combatientes, fueron golpeados por el ejército de la tiranía, posteriormente asesinados y sus cadáveres fueron colocados junto a los de los luchadores clandestinos. Este suceso enlutó ese día de 1957 a la ciudad de Guantánamo.

Demetrio Montseny Villa, jefe del Movimiento 26 de Julio en Guantánamo, minutos antes de la explosión, había bajado al sótano donde estaba a la fábrica de bombas para conversar con Fabio, Gustavo y Enrique. Ahí les reconoció el esforzado trabajo que venían desarrollando desde hacia una semana y los exhortó a que mantuvieran la digna actitud de aportar medios de combate para la causa revolucionaria.

Ha pasado 55 años de aquel lamentable incidente que enlutó a varias familias guantanameras y llenó de luto la ciudad. Por su significación histórica, a partir de 1959, el 4 de agosto fue proclamado “Día de los Mártires Guantanameros”, en digno homenaje a Fraga, Rosell, Rodríguez, Martín y Cuza, quienes perdieron sus vidas en una fábrica de bombas clandestina mientras preparaba proyectiles con que enfrentar la tiranía batistiana.