Las mentiras de Palma Soriano: La guerra sucia continúa

Es de esperar que el gobierno cubano divulgue las verdaderas imágenes de estos hechos, grabaciones de las orientaciones que vienen desde Miami e incluso por qué no, el testimonio de algún agente infiltrado que desenmascare cómo se ha orquestado esta campañita

Por Camilo González

Los que llevan 53 años haciendo lo imposible por derrocar a la Revolución cubana con los presupuestos millonarios desembolsados por el pueblo norteamericano, que a fin de cuentas es a quien le cobran los impuestos, no se percatan de que mientras más mentiras y calumnias digan sobre Cuba, más favor nos hacen, porque cuando nos visitan cubanos residentes en el exterior y extranjeros, menos credibilidad le dan a las campañas mediáticas pagadas desde Miami. Así ha ocurrido y ocurre incluso con los propios diplomáticos de la Sección de Intereses que reconocen que no hay lugar en el mundo de hoy con más seguridad y tranquilidad para vivir y ver crecer a sus hijos; sino pregúnteles a algunos de ellos.

Con la nueva temporada de la Guerra Sucia, después que a la contrarrevolución mercenaria pagada por Washington y Miami se les acabaron los pretextos de su supuesta lucha por la liberación de los 75 contrarrevolucionarios excarcelados por el gobierno cubano, han iniciado nuevos ataques llenos de fantasiosas mentiras, haciéndole creer al mundo, y a los incautos, que la represión en Cuba está a la altura de la de Nueva York, Madrid, Londres Santiago de Chile o Atenas.

Resulta que como no pueden demostrar los supuestos ataques brutales con porrazos y cachiporras, ahora sacaron el cuento de gases lacrimógenos en Palma Soriano. Soberana mentira que nuestro pueblo sabrá desmontar, todo se sabrá. En verdad mueve a risa la nueva campaña. Claro está que como el mundo vive acostumbrado a que eso ocurra en sus países, muchos incautos se lo pudieran creer o al menos tener sus dudas, lo cual es uno de los objetivos de estos mensajes.

Por otra parte, los que a gritos piden democracia, libertad de expresión e igualdad, resulta que cuando los cubanos dignos responden a sus falacias, son voceros oficialistas manejados por la Seguridad del Estado de Cuba, pues para Miami ni hay igualdad, ni democracia ni libre expresión, son intransigentes a muerte y con el calificativo de comunista tratan de amedrentar a los que piensen diferente a ellos.

En esta misma línea de acción que se trazaron en la nueva temporada del show mediático dirigido por la SINA, y financiado por el gobierno norteamericano y las organizaciones contrarrevolucionarias de Miami, tratan de limpiar los antecedentes penales de los “ilustres miembros de la disidencia cubana”; y los que cumplieron condena por delitos comunes como robo con violencia, homicidio, violaciones de mujeres y otros más, ahora son luchadores por la libertad que han delinquido por intentar escapar del comunismo.

Hay que tener muy poca vergüenza para defender lo indefendible, pero esto no toma por sorpresa a los cubanos. El terrorista connotado, autor de la voladura de un avión civil cubano en pleno vuelo con más de 70 personas, Luis Posada Carriles, es un héroe y luchador por la libertad, Ángel de Fana Serrano, participante de planes de asesinato, es un hijo ilustre de Miami, Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia por ser el autor de actos terroristas en la Habana, donde hizo explotar artefactos explosivos en cines y tiendas por departamentos, es un analista político, Gaspar Jiménez, asesino de un diplomático cubano, es un combatiente por la libertad, Guillermo Novo Sampol, asesino del ex canciller chileno Orlando Letelier y de dos diplomáticos cubanos y otros terroristas más, refugiados en Estados Unidos son ciudadanos ejemplares, miembros excelsos de la comunidad cubana.

No obstante estas mentiras, para tratar de crear la ilusión de que la actividad contrarrevolucionaria crece en el país y el apoyo del pueblo a la Revolución merma, deben recordar el pasado 16 de abril y el 1ro de mayo, donde el pueblo cubano demostró de forma espectacular su decisión de continuar con el sistema socialista, con los cambios y mejoras que el propio Presidente está llevando a cabo.

La contrarrevolución mercenaria debe seguir relatando mentiras y calumnias, mientras más sean mejor. Pueden estar seguros que como un globo se van a desinflar, pues como en estos 53 años, en el momento oportuno es de esperar que el gobierno cubano divulgue las verdaderas imágenes de estos hechos, grabaciones de las orientaciones que vienen desde Miami e incluso por qué no, el testimonio de algún agente infiltrado que desenmascare cómo se ha orquestado esta campañita, con olor a dinero manchado por los terroristas refugiados bajo el abrigo del Tío Sam.