La jueza Joan Lenard es tan terrorista como su propio sistema


Una noticia recorre el mundo hace unos días. Ahora, el fallo absurdo y cruel de la jueza Joan Lenard, pretende impedir a René González, uno de los Cinco antiterroristas cubanos presos injustamente en los Estados Unidos, regrese a Cuba junto a su familia, con todo su derecho, después de cumplir “hasta el último día de su injusta condena y sin haber recibido beneficio alguno de resentencia” .

Y es que para la administración de Obama, siempre está el motivo. La jueza alega que por no haberse inscrito como agente del gobierno cubano, René estará obligado a vivir los próximos tres años en Miami en lo que llaman “libertad supervisada”, independientemente de que haya terminado su Sentencia carcelaria este 7 de octubre y tras haber cumplido trece años de injusta prisión.

¿Qué interés tiene el gobierno de Obama de seguir castigando a alguien cuyo único delito es luchar contra el terrorismo? ¿Es así como la jueza quiere que René cumpla con los términos de su “libertad supervisada” en Miami? Estas no son más que interrogantes que muestran cuánto el Imperio todo poderoso teme de un hombre, a sus acciones, a su voz, que pretende tenerlo cerca para vigilarlo o darle muerte.

Realmente es risible la actitud de la jueza, máxime cuando también se le prohíbe a René “acercarse a o visitar lugares específicos donde se sabe que están o frecuentan individuos o grupos terroristas” Entonces… ¿Por qué obligarle a quedarse los próximos tres años en Miami, verdadera guarida de terroristas? Claro está la doble moral del gobierno yanqui, pues hablan de combatir al terrorismo, sin embargo, devienen por sus acciones, los principales terroristas a nivel mundial.

Y es que con esta sentencia pareciera pretender que la intención sea que a René se le asesine tranquilamente en las calles de Miami. Por ello, la decisión más acertada e inteligente es que René vuelva a Cuba junto a su familia, fundamentalmente cuando las condiciones que le ha impuesto la corte, incluyen prohibirle que “se asocie con individuos o grupos terroristas, o con miembros de organizaciones que promueven la violencia”.

En su decisión, la Lenard alega además, que si permite que René regrese a Cuba el 7 de octubre, no podrá evaluar si el “pueblo estadounidense estaría protegido de futuros crímenes que pueda cometer el condenado”. Pero… si el único crimen que cometió René fue no haberse inscrito como agente extranjero. ¿Dónde está la profesionalidad de la Jueza Lenard que necesita de tanto tiempo para evaluar debidamente una situación tan clara como el agua?

La jueza Joan Lenard, es tan terrorista como su propio sistema. A partir de la salida de René, ella es, junto a quienes pudieran decidir el regreso inmediato de René a Cuba, la máxima responsable de su vida, incluyendo al Presidente Obama, que con un solo SI traería de vuelta a los Cinco de inmediato. Es el momento. Hay que incrementar nuestras denuncias contra este absurdo proceder para lograr con ello que el 7 de octubre René regrese a Cuba, donde los esperamos todos los cubanos dignos.