Baracoa celebra sus 500 años entre maldiciones y leyendas