Adoptan medidas en Guantánamo ante amenaza de Emily

Por Sing Castillo
A ejecutar con celeridad todas las medidas correspondientes a la fase informativa, fundamentalmente las que permiten proteger a la población y los recursos de la economía, convocó Luis Fernando Navarro Martínez, Vicepresidente del Consejo de Defensa en la provincia oriental cubana de Guantánamo, ante la amenaza que representa para el territorio la tormenta tropical Emily.

El también presidente del Gobierno a igual instancia, presidió una reunión de emergencia del Centro de Dirección para Situaciones de Desastres, en la que orientó incrementar la vigilancia hidrometeorológica en embalses, regiones montañosas, asentamientos costeros, zonas bajas cercanas a ríos y arroyos.

Además, especificó, evaluar las medidas a adoptar de forma racional considerando la etapa vacacional de la población y el posible comportamiento de las lluvias y la mar.

En el caso de las presas, se alertó que están casi al 97 por ciento de llenado, como consecuencia del buen comportamiento de la lluvia en junio y julio, meses que sobrepasaron sus promedios históricos.

Según el ingeniero Alfredo Correa, director provincial de Recursos Hidráulicos, hay una estrecha vigilancia sobre las represas La Yaya y Jaibo, las mayores del territorio, pues están a tope de su capacidad y vierten, en tanto la Faustino Pérez, situada aguas arriba de la ciudad de Guantánamo está muy próxima al total llenado de su vaso de 26 millones de metros cúbicos de aforo.

Los efectos de Emily pudieran afectar a Guantánamo en las próximas 12-24 horas, con lluvias que pudieran ser intensas en algunas localidades del extremo oriente, señaló Carlos Román González.

El director del Centro de Meteorología local, precisó que tras el decreto de la fase informativa para las provincias de Holguín y Guantánamo, la población debe mantenerse actualizada de los partes emitidos sobre la evolución del organismo tropical.

Subrayó el imperativo de cumplir las orientaciones de la Defensa Civil y en caso de lluvias intensas abstenerse de cruzar ríos crecidos, pescar en corrientes fluviales o en las cortinas de las presas, resguardar los bienes y tener prevista la evacuación en zonas bajas donde son habituales las inundaciones.

A las seis de la tarde del miércoles, Emily se ubicaba a unos 220 kilómetros al sursudeste de Puerto Príncipe, Haití, y a 540 kilómetros al sudeste de Guantánamo.
Se desplazaba rumbo próximo al Oeste a 22 kilómetros por hora, con vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora, algunas rachas superiores y su presión central había descendido a 1003 hectopascales.

Este movimiento llevará a Emily a pasar sobre Haití durante la mañana del jueves y en la tarde se aproximará al extremo oriental de Cuba, según aviso de ciclón tropical emitido a propósito por el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología.