Departamento de Estado acusa a Cuba de terrorismo por criticar "esfuerzos" de EE.UU.


El Departamento de Estado volvió a incluir un año más a Cuba dentro de la lista de "Estados patrocinadores del terrorismo", designación que comparte con Irán, Siria y Sudán.

En el informe se señala que aunque Cuba, designada por EE.UU. como país patrocinador del terrorismo desde 1982, "mantuvo una actitud pública contra el terrorismo y su financiación en 2010, no hay pruebas de que haya cortado sus vínculos con elementos de las FARC y algunas informaciones de prensa indican que algunos miembros de ETA, activos y pasados, continúan en Cuba".

Cuba no aprobó ninguna legislación en 2010 para luchar contra el terrorismo y "ha sido utilizada como punto de tránsito para que nacionales de terceros países hayan entrado en Estados Unidos", sostiene el texto.

En lo que respecta a nuestro país, lo mejor del informe, es sin dudas cuando refiere que la Isla "sigue denunciando los "esfuerzos antiterroristas" de EE.UU. en todo el mundo, que dibuja como un pretexto de este gobierno para extender su influencia y poder".

Ahora bien… ¿Cuáles serán esos esfuerzos a los que se refiere el Departamento de Estado? ¿Intervenir con fines subversivos en los asuntos internos de aquellas naciones que no se someten a la égida imperial, asesinar a mansalva con drones a los niños de Afganistan, mantener sumido en el caos a Irak, no cerrar el Campo de Concentración de Guántanamo? ¿Mantener en prisiones norteamericanas a los Cinco antiterroristas cubanos o indultar al terrorista Posada Carriles por el simple hecho de mentir para entrar a EE.UU?

Desde enero del 2002 el Gobierno de los Estados Unidos, practicó actos de tortura en las prisiones de Guantánamo y Abu Ghrai y utilizó además las instalaciones de la Base Naval como cárcel para supuestos prisioneros de guerra de Afganistán, Iraq y naciones europeas y árabes.

Sin embargo, a más de la mitad de 2011, todo sigue igual en la Casa Blanca pues Barack Obama, quien durante la campaña presidencial, prometió el cierre del tenebroso enclave, no ha movido un dedo por cambiar esa realidad.

El gobierno de los Estados Unidos mantiene firmemente la política de bloqueo contra Cuba, acto que clasifica como genocidio que empezó, según un memorando clasificado, el 6 de abril de 1960, con el propósito declarado de causar hambre, desesperación y desaliento al pueblo cubano.

Una vez más se evidencia el cinismo y el carácter terrorista de esta administración contra un pueblo que no renunciará jamás a su independencia y autodeterminación. De igual manera, es inconcebible que en el Estado más terrorista de la historia, Cinco luchadores estén prisioneros injustamente por evitar en Miami que se cometieran acciones terroristas contra Cuba.

Por lo tanto, el gobierno de los Estados Unidos, quien se vanagloria de ser tenaz defensor de los derechos humanos y de luchar contra el terrorismo, tiene que liberar inmediatamente a los antiterroristas cubanos, sometidos a tratamiento cruel, inhumano y degradante en cárceles norteamericanas. De eso no cabe la menor duda.